viernes, 16 de marzo de 2012

Miguel y las migas

Sí, chicas, éste es Miguel



Miguel es mi único hermano. Creció rodeado de niñas y es un gran experto en psicología femenina. Siempre envidié a sus novias por no tener que explicarle lo que es un síndrome premenstrual u otras delicadas sutilezas que los varones criados a base de fútbol y concursos de eructos jamás entenderán. Aunque gozó de ciertos privilegios como disponer de un cuarto para él solo mientras que las cuatro niñas nos apilábamos en una habitación con literas plegables, hizo todo lo posible por integrarse en el universo femenino, y a día de hoy es un cotizado soltero capaz de tener su casa como un zarcillo, coser cortinas y preparar platos con fundamento.

En cuestión de comidas practica lo casero, pero con el inevitable arrebato de creatividad que les entra a los hombres en cuanto se atan el delantal. Su primera receta, irreproducible por desgracia, fueron unos 'Spaghetti fondo de nevera' en los que puso un poco de todo lo que había en el frigorífico y en la despensa; desde mejillones hasta caramelo líquido. Yo, en mi postura de hermana mayor adolescente cargada de suficiencia, juré que no los probaría ni por todo el oro del mundo, aunque metí el tenedor en su plato cuando no miraba y confieso que he comido cosas peores.

Otra característica de mi hermano Miguel es la vehemencia. Cuando le da por algo, pone toda su pasión en ello. En la etapa en que descubrió la música pasaba día y noche monopolizando el equipo de alta fidelidad para grabar casettes y casettes de los programas de Radio 3. A la hora del almuerzo daban uno de sus espacios favoritos, de modo que nos hacía pasarnos la fuente del pollo y sorber la sopa en silencio monacal para no perder puntada. Si algún día, por casualidad, mi padre no escuchaba la voz de Ramón Trecet al sentarse a la mesa, preguntaba: "Miguel, ¿Hoy no viene Ramón a comer?"

A mi hermano le gustaban mucho las migas. Mi madre nunca las ha hecho en casa, pero él, en su etapa de defensor a ultranza de la cocina rural, decidió que había que incorporar tan simple y sustancioso plato a nuestra dieta. Como mi madre no es amiga de experimentos en su cocina, aprovechó un fin de semana que ella no estaba para el ataque. Compró el pan cateto más grande y de miga más apretada que encontró. Ninguno teníamos mucha idea de cómo hacer migas. Alguien debió de explicarle que había que desmigar y humedecer el pan, pero él, después de pelearse media hora con el cuchillo de sierra y aquella pieza rocosa, cortó por lo sano. Buscó la olla más grande de la casa, la llenó de agua, sumergió el pan y decidió dejarlo ahí una noche entera para reblandecerlo.

Otra característica de Miguel es el despiste en grado extremo. Cuando estaba enfrascado en la tarea de pasar por la sartén los ajos, el chorizo y los torreznos, lo llamó desesperada Trini, amiga de la familia, que llevaba dos horas esperándolo en la calle con unos muebles que mi hermano se había comprometido a trasladar en el R-12 familiar. Las niñas vagueábamos por la casa aprovechando la ausencia materna. Nos dio unas cuantas instrucciones y nos mandó a la cocina a terminar lo que él había empezado. “Vuelvo en una hora”, dijo.

A Miguel no se le había ocurrido sacar el pan del remojo. O tal vez, a esas alturas, sería mejor decir desincrustar la olla del pan, que había crecido hasta alcanzar el tamaño de un oso, y pesaba tanto que hizo falta la fuerza de tres robustas nadadoras (Cristi, María y yo) para volcar aquella esponja gigantesca en un escurridor. A pesar de nuestro empeño, el pan no terminaba nunca de soltar agua, y cuando conseguimos volcarlo en la sartén, la masa tomó el aspecto de unas gachas. Serían las 12 del mediodía cuando empezó la operación de secado del pan en la sartén. Establecimos turnos para remover con la paleta mientras maldecíamos a nuestro único hermano. Hacia las cuatro y cuarto de la tarde, el pan había vuelto a tomar un aspecto parecido al del pan, los brazos nos temblaban y el cuerpo nos dolía. Empezamos a poner la mesa y a calentar el aceite para freír unos huevos. Miguel no llegaba, y las migas empezaban a tener un aspecto acristalado. Pasó otra media hora antes de que apareciera nuestro hermano. El transporte de los muebles había sido casi tan infernal como nuestro involuntario homenaje a la cocina rural. Se les había roto el coche y, para colmo, uno de los amigos que le ayudaron en el transporte  había cerrado la puerta del maletero del R-12 familiar en la cabeza de Trini, y poco faltó para que la desnucara.

Recalentamos las migas, que estaban duras como perdigones, y comimos. A mi hermano Miguel y a sus amigos les supieron a gloria. María, Cristi y yo nos embadurnamos los brazos y los hombros de linimento y, antes de echarnos la siesta, cogimos a nuestro hermano por el pescuezo y lo amenazamos seriamente: “La próxima vez que quieras que comamos migas, nos invitas en la Venta de Alfarnate”.

A pesar de todos los sufrimentos mutuos que nos hemos causado en la infancia y en la adolescencia, mi hermano es una de las personas que más quiero y uno de los hombres más interesantes que he conocido (conste que no son pocos). Como muestra, dejo el enlace de su blog de música, advirtiendo de antemano que sabe hacer muchas más cosas, y todas bien.

Después de esta perorata, entenderán que no les dé una receta de migas, plato que nunca me he propuesto llegar a dominar. Como Miguel es un goloso incorregible, le dedico una receta de pastel de chocolate fácil, que espero sea capaz de seguir al pie de la letra, al menos la primera vez que lo haga.

Pastel de chocolate fácil para Miguel

Ingredientes:

200 gr. de chocolate negro (70% de cacao)
200 gr. de mantequilla
5 huevos
1 cucharada de harina
1 vaso de azúcar
½ copita de Cointreau

Mientras preparamos los ingredientes, vamos calentando el horno a 190º
Troceamos el chocolate en un bol de cristal y lo fundimos en el microondas junto con la mantequilla, a potencia media. Yo suelo programar un minuto, remuevo y vuelvo a meterlo si es necesario. Es importante que no se queme. Integramos el conjunto y añadimos el azúcar. Removemos bien para enfriar y vamos añadiendo los huevos uno a uno, removiendo cada vez para que se incorporen. Añadimos la harina, ponemos media copita de Cointreau (se puede sustituir por cualquier otro licor) y, cuando la mezcla esté lisa y sin grumos, la ponemos en un molde engrasado y horneamos durante 20-25 minutos. Al sacar el pastel del horno, la parte central debe estar un poco temblorosa. Retiramos el pastel del horno, enfriamos en la nevera y lo servimos. Un buen contraste para este pastel son los cítricos y las frutas rojas, bien en sorbete, al natural o en coulis. A mí me gusta con fresas maceradas: cogemos fresas maduras, les ponemos un poco de azúcar y un chorrito de limón y las machacamos sin mucho cuidado con un tenedor. Las dejamos macerar un rato en la nevera.

15 comentarios:

  1. Jejej, gran personaje Miguel. Por cierto te escribo porque a mi las migas me encantan, y entre todas las que he probado hay una que por su singularidad es mi favorita. Las hacia mi amigo Ruben, motrilenho de condición, y nos las hacía en los domingos resacosos en Rabat. El utilizaba una sémola que hacen especial para migas en Motril, y además el ingrediente estrella eran las sardinas, es decir, ajos, aceite, la sémola de Motril y las sardinas. No se si por Málaga hay algo parecido... gracias por tu blog Espe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Rafa, esas migas son las típicas de Granada, y también se hacen en La Axarquía, con una sémola especial que se fabrica en Granada y se llama El Molino. A mí me gustan tanto unas como otras, pero ya no puedo comerlas por la alergia al trigo. Si quieres, alguna vez que vengas te tengo preparados unos paquetes. En Lisboa encontraréis sardinas...

      Besitos grandes!

      Eliminar
  2. XD
    Retrato fiel 100% de las situaciones en que nos pone nuestro querido único hermano. Necesitaría un blog todo para su persona y no tendrían fin las anécdotas.
    Yo lo disfruto cada martes en las clases de bailes de salón... no sé si va a ser suficientemente vehemente para que lo saquemos adelante. Nos pisamos poco, según el profe porque vamos demasiado separados, tirando del tronco hacia atrás, etc. los defectos técnicos son múltiples. Pero a mi me da la posibilidad de la risa (como ahora con tu post) al menos una vez a la semana, y eso es básico en los tiempos que corren.
    Así que, Miguel, te perdono que guardaras los Huesitos y chocolatinas hasta que nosotras habíamos terminado las que nos correspondían y las sacaras delante de nuestras narices para que se nos saltara la hiel. Hemos tenido muchísima suerte con nuestra infancia, padres, gran familia... Os quiero!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mery, es un crimen que esas sesiones de baile de salón fraternales no estén colgadas en Internet. Yo también te quiero, el domingo nos vemosss!

      Eliminar
  3. Voy corriendo a abrir una petición en actuable.com para que, por suscripción popular, echen de una vez a la calle a Arguiñano que ya aburre y le pongan a usted un programa de televisión.

    Besos!

    P.D.: Yo he intentado hacer migas dos veces en mi vida y las dos fueron completos desastres. Seguro que es cuestión de práctica, pero desanima tanto que luego te pasas años hasta que decides probar de nuevo. Y así no hay forma...

    ResponderEliminar
  4. Jajaja! Gracias, Josemaría, aunque no creo que esté hecha para la televisión. Lo dicho, las migas hay que comérselas en la calle. Si vienes por Málaga, te llevo a un sitio estupendo. Besitos!

    ResponderEliminar
  5. jajajaa Esperanza hoy si reí con ganas imaginando todo...bueno cuñada jajajaja que risaaaaa tá buenorro el Migue.. como Paco_merlo en miga! la espera de tus escritos vale la pena.
    Cómo hago para comunicarme contigo que no sea por este medio? necesito una conversa privada.. porfa si es posible avísame al correo de cocinafabulosa@gmail.com
    Gracias...
    Chochi

    ResponderEliminar
  6. Qué gracia en los líos que te mete tu hermano. Y me he imaginado la situación, la he vivido, ahí las tres intentando hacer algo con el pan hinchaíto...jajaja.
    a mí sí que me gustan las migas, y sin falsa modestia, me salen muy bien.
    Quizá sera herencia de mi abuelo materno, que le gustaba hacer las migas mientras iba cantando: "Las migas del pastor, cuantas más vueltas mejor, y las migas del gañán, una vuelta y ya están!. Ahí con su delantal, o mandil, como lo llamábamos en Jaén, y su sonrisa, siempre dispuesta para sus nietas.
    Por eso creo que me gusta hacer migas, además de porque me gustan, porque me recuerda a él en la cocina, y a mi madre a su alrededor preparando el acompañamiento.
    Me quedo también con el pastel. Y yo voto también por la idea de Josemaria. ¡Lo harías perfecto!

    ResponderEliminar
  7. Por cierto, ahora que no me escucha nadie... muy guapo tu hermano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. cuñaaaaaaa jajajaa pa meterle cuchara tá jajaja

      Eliminar
  8. Hola Espe, me acabo de enterar de que habías escrito este post por María. Sabes que he estado desconectado hasta hoy. No había caído en que yo también soy un personaje de la familia Peláez-Navarrete con anécdotas para un post.

    En lo de la psicología femenina creo que todavía me queda mucho por aprender, pero desde luego he tenido una situación privilegiada para el estudio de campo.

    Sabes que lo de tener un cuarto para mí solo yo casi siempre lo vi como un ostracismo (especialmente cuando veíamos pelis de miedo) y por eso cada vez que alguna de vosotras dormía fuera yo me mudaba de excursión a su cama.

    Yo no me acordaba de que el día de las migas fue el mismo que el de la mudanza, pero desde luego fue memorable. Por cierto, que el entrenamiento de remover ya lo teníamos hecho con la carne de membrillo de papá. Ahí sí que los turnos eran auténticas pruebas de resistencia, y el arte del escaqueo de algun@s provocaba gritos de indignación, porque si se paraba de remover un segundo inmediatamente empezaba a salpicar la lava incandescente.

    En fin, muchas gracias por dedicarme este post y esa tarta que tiene una pinta formidable. Sabes que yo también te quiero. Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PS: Siempre lamenté no ser capaz de pegar eructos voluntarios de medio minuto como mis amigos.

      Eliminar
  9. No pretendo quedarme soltera porque tengo un hombre maravilloso a mi lado, pero si por una remota casualidad ocurriera, ¡me pido a Miguel! No hace falta que me explaye en calificativos, ¿verdad?

    Me gustan los hombres apasionados, y que tengan ganas de hacer muchas y diversas cosas. Y no os enfadéis con él, hermanas, todo el mundo tiene un despiste como el de no sacar el pan del agua para hacer unas migas el mismo día que te has comprometido para ayudar en una mudanza...¡Mientras sepa coser cortinas se le perdona todo!

    Yo no suelo hacer migas tampoco, son una lata bastante grande y prefiero comerlas en las Ventas de Málaga. En la venta Los Montes (justo antes de subir hacia Lepanto) ponen unas migas deliciosas, y lo mejor de todo, que no se hacen pesadas y ni repetitivas.

    En cuanto al pastel de chocolate ¡tiene que ser una bomba! Huevos y chocolate, poco más, con su toque de licor, ¡exquisito!

    Un beso grande, Esperanza.

    ResponderEliminar
  10. Este pastel va a pasar pronto a otro Blog malagueño, dedicado en exclusiva al Chocolate, al que te invito, desde ya...un saludo

    http://purochokolat.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola! Yo conozco las migas de las que habla Rafael en el primer comentario. Viví muchos años en Almería y allí se hacen con harina, que recuerda mucho al cus-cus. Nunca he comprendido la relación entre las migas y los días de lluvia, pero en esos días los almerienses dicen que les apetece comer migas. Seguro que Miguel no hubiera tenidos tantos problemas si hubiera hecho la versión almeriense :-)

    ResponderEliminar